TECNOLOGIA Y SOCIEDAD

Inmortalidad digital, ¿progreso o fantasía patológica?

Inmortalidad digital

Eugenia Kurda, periodista y empresaria de 31 años, creó Replika tras el fallecimiento de su amigo Roman, para traerlo “de vuelta” utilizando  Inteligencia Artificial.

Cada vez que lo necesita, solo tiene que hacer “click” para  mantener una charla con quien siempre será su mejor amigo, a pesar de que hace más de dos años que él no vive; al menos, en una realidad analógica.

Asistimos a la resurrección digital. Un chatbot que simula conversaciones y proporciona respuestas automáticas con cada interacción. Éste, se diseña en base al perfil de la persona ausente; realizándose un patrón o perfilado que integra faltas de ortografía, estilo de escritura, frases que utilizaba, características de su sentido del humor, …

Características que elige el usuario. Pero, ¿todos mostramos a todo el mundo las mismas facetas de personalidad? La respuesta es clara, no. Cada uno de nosotros mostramos diferentes características de nuestra personalidad en situaciones distintas. No nos mostramos igual ante nuestros jefes y/o compañeros que ante nuestros padres o hijos.

No somos los mismos con un amigo con el que mantenemos una charla distendida durante una cena, que con nuestros clientes o socios en una reunión de negocios. El grado de cercanía y las normas sociales, hacen que determinadas características queden “ocultas” en presencia de determinados grupos, por el interés propio y el interés común.

Caracterizar un chatbot en base a una serie de rasgos elegidos por un usuario, conllevaría a la idealización de la persona ausente. No es la persona; sino aquello que yo he visto de ella.

Por otro lado, la pérdida de un ser querido, ya sea por defunción o por abandono, es una de las situaciones que más dolor producen. Cada uno de nosotros vive este duelo de una forma diferente y serán nuestras creencias y aprendizaje entorno a la vida, el abandono y la muerte lo que marque tal diferencia.

La psiquiatra suizo-estadounidense Elisabeth Kübler-Ross, se especializó en los cuidados paliativos y en situaciones cercanas a la muerte y su consecuente abandono. Publicó en 1969 el libro “On death and dying” en el que explicaba su teoría acerca de las “5 etapas del duelo” que actúan como referencia para entender un proceso de pérdida: La negación, la ira, la negociación, la depresión y la aceptación.

Si negamos la realidad de enfrentarnos a que alguien ya no está con nosotros, podemos aplazar el dolor que nos produce su ausencia. Esta fase se activa como mecanismo de defensa orgánico cuando no se está preparado para soportar el dolor que supone la pérdida.

Esta fase puede producirse de forma observable o no. En un proceso de duelo en etapas tempranas, es común encontrarse con dolientes que verbalizan o expresan la ausencia, pero que, cognitivamente y en soledad viven como si la usencia no se hubiera producido.

El uso de chatbots que simulen conversaciones con quien nos ha abandonado, puede conllevar a un estancamiento o prolongación de la etapa de negación que conllevaría al doliente a vivir en un estado de irrealidad no llegando a aceptar y afrontar la pérdida de una manera saludable.

La negación no puede ser sostenida de manera indefinida, es irreal y no encaja con los estándares sociales pudiéndose producir un deseo de soledad y aislamiento que permitan poder vivir el estado de irrealidad o fantasía creada a nuestra medida.

Ese “soñar despierto” o ese “aferrarse al recuerdo” como vía de realización ante deseos insatisfechos, como puede ser el hecho de pasar el resto de tu vida junto a alguien, puede llegar a ser patológico si ocupa una gran parte del tiempo de esa persona. Tal y como ocurre en personalidades inmaduras o en desarrollos neuróticos de la personalidad.

Todo, incluso las relaciones implican esfuerzo, paciencia, alegría, tristeza y soledad. La vida se encuentra asociada a la muerte y vivir plenamente conlleva aceptar que la pérdida forzosa o voluntaria de alguien, forma parte de la experiencia.


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: